El Papa Francisco en Mexico

“Un México donde no haya que emigrar para soñar”

El Sumo Pontífice se encuentra visitando México durante una semana, del 12 al 17 de febrero, bajo la esperada visita de miles de millones de feligreses quienes lo recibieron entre bailes, música de mariachis, y una canción especialmente compuesta para él. Francisco, estará realizando diferentes actividades en la capital del país y en los estados de México, Chiapas, Michoacán y Chihuahua, itinerario elegido por él mismo. A su llegada recibiría la Llave de la Capital Mexicana y una medalla hecha en plata por artesanos locales.

Uno de los objetivos del Papa ha sido manifestar a través de su discurso el desacuerdo en algunos de los mayores problemas del país: la violencia, la migración y la pobreza. Después de que Jorge Bergoglio recorriera las calles de la Ciudad de México en el Papamóvil, tomó un helicóptero en el Campo Marte que lo llevó hasta Ecatepec, en el Estado de México, para oficiar una multitudinaria misa en el predio conocido como El Caracol. Durante la homilía, hizo un llamado para que se construya un país en el que sus ciudadanos no tengan la necesidad de emigrar, para que tengan mejores oportunidades y que no caigan en las manos de los “traficantes de la muerte”, refiriéndose de esta manera a los nacotraficantes. Al preguntarles en medio del júbilo y el fervor a la gigantesca comunidad católica si hay paz en México, un grupo de gente aglomerada lo dejó muy claro con un grito rotundo: “NO”. Cabe destacar que esta ciudad está situada en una zona que es paso de emigrantes centroamericanos que buscan llegar a Estados Unidos, tiene al rededor de 1.6 millones de habitantes y es una región que se volvió lúgubremente famosa por las alarmantes cifras de desapariciones de mujeres y los hallazgos de muchos de sus cuerpos desmembrados flotando en el Río de los Remedios.

Durante su visita en el Palacio Nacional, con el presidente Enrique Peña Nieto a un lado, Francisco le exigió a líderes políticos y religiosos que hagan más gestos para devolverle la paz a los mexicanos, pidiéndoles que su único deber es darle a los mexicanos una “justicia real” y una “seguridad efectiva”.

Mientras tanto, en San Cristobal de las Casas, Chiapas; los indígenas han celebrado una misa papal llena de simbolismos prehispánicos y pertenecientes a la cultura maya, en donde Francisco ha ofrecido una misa acogiendo a más de 90.000 personas. En donde aprovechó para criticar la exclusión social que, históricamente, han padecido los indígenas y dijo que el mundo debería aprender de su cultura y del cuidado que hacen de la naturaleza. Parte de la misa fue oficiada en tres lenguas indígenas: tzeltal, tzotzil y chol, lo cual ha conmocionado a la población.

El Papa también ha cumplido su sueño de rezar a solas ante la imagen de la Virgen de Guadalupe, en la Basílica dedicada a la Madre de Dios en México. Aprovechó para ofrecer un ramo de flores amarillas y se sentó a orar en silencio durante unos 21 minutos ante el llamado camarín de la Virgen.

Imagen cortesía de Reuters.

Por: Astrid Salas