• Home
  • /
  • Spanish Blog
  • /
  • 6 cosas que tu empleador debe asegurarte durante el embarazo

6 cosas que tu empleador debe asegurarte durante el embarazo

Man holding steering wheel in car accident

Según la Ley de Discriminación por Embarazo (PDA), un empleador con 15 o más empleados debe proporcionar arreglos razonables para las trabajadoras embarazadas. Si bien algunas trabajadoras embarazadas experimentan poco o ningún cambio en su capacidad para hacer su trabajo, el embarazo es una condición física importante y las empleadas embarazadas están protegidas por la ley. Si tu empleador se niega a acomodarte, podrías presentar una demanda por discriminación por embarazo.

La ley federal de los Estados Unidos trata el embarazo de manera similar a una discapacidad temporal, que está cubierta por la Ley de Estadounidenses con Discapacidades (ADA). Las protecciones en favor del embarazo se extienden a las condiciones relacionadas con el embarazo (como preeclampsia, diabetes gestacional, anemia, náuseas matutinas, ciática, hinchazón de las piernas, depresión, etc.) y a las nuevas madres que acaban de dar a luz.

¿Qué son adaptaciones razonables para el embarazo?

Una adaptación razonable permite al empleado con alguna necesidad específica, realizar sus tareas laborales esenciales sin crear una carga indebida para su empleador. Según la ley:

  • Tu empleador debe participar en un proceso interactivo para proporcionarte acomodo preguntándote sobre tus necesidades y tomando en cuenta tu opinión;
  • Tu empleador no tiene la responsabilidad de identificar tus necesidades, debes ser proactivo/a al comunicar tus requerimientos a tu empleador;
  • Tu empleador no tiene que darte el acomodo exacto que solicitaste, siempre que te proporcione una solución comparable que funcione; y
  • Tu empleador puede solicitar un certificado de tu médico o proveedor de atención médica que confirme que necesitas lo que solicitas.

Si tu empresa se niega a ofrecer adaptaciones razonables para tu embarazo u otra condición relacionada, podrías presentar una demanda por discriminación por embarazo en su contra. Una demanda puede ayudarte a recuperar los beneficios que te negaron y que te corresponden legalmente según la ley federal, junto con una compensación por la discriminación que sufriste.

Entonces, ¿cómo es la adaptación del embarazo en el lugar de trabajo? ¿Cuál es una adaptación razonable que puedes esperar obtener como empleada embarazada o como empleada que ha dado a luz recientemente?

A continuación, se presentan cinco ejemplos comunes:

1. Reducción del trabajo físico (servicio liviano)

Los médicos a menudo aconsejan a las personas embarazadas que eviten realizar actividades extenuantes, como levantar objetos pesados. Pero ¿qué haces si las funciones esenciales de tu trabajo no siguen este consejo?

Puedes solicitar trabajo liviano temporal en lugar de tus tareas regulares para proteger tu salud.

Tu empleador está obligado a tratar tu embarazo de la misma manera que a los empleados que tienen condiciones que afectan algunas de sus capacidades. Por lo tanto, si tu empresa ofrece trabajo liviano como una opción para otros empleados con discapacidades, también debes ofrecerlo a las trabajadoras embarazadas. Tu empleador no puede negarte este derecho simplemente porque sería inconveniente o más costoso para él.

Si no puedes realizar las tareas regulares de tu trabajo debido a tu embarazo o parto reciente, el trabajo liviano temporal ofrece la opción de completar tareas de menor exigencia física en lugar de tomar una licencia médica. Sin embargo, nunca debes ser presionado para aceptar una asignación de servicio ligero en lugar de tomar tu licencia legalmente protegida.

2. Instalaciones de lactancia y extracción de leche en el trabajo

Las madres que amamantan tienen derecho a tomarse un tiempo en el trabajo para atender sus necesidades de lactancia. De hecho, las instalaciones para amamantar son requeridas por la ley federal.

De acuerdo con la Ley de tiempo de descanso para madres lactantes aprobada por el Congreso en 2010, las empresas cubiertas por la Ley de normas laborales justas (FLSA) deben proporcionar adaptaciones en el trabajo para que las trabajadoras embarazadas amamanten o se extraigan leche. Debe haber un espacio privado para la lactancia, que no sea un baño.

Además, obtienes una cantidad razonable de tiempo de descanso para manejar tus necesidades de lactancia y/o bombeo como un tiempo de descanso pagado. Pero todos somos diferentes y este estándar “razonable” puede cambiar según la rapidez con que vaya el proceso para ti o la eficiencia de su máquina de bombeo. Solo necesitas marcar la salida si necesitas tiempo adicional más allá de lo razonable. La ley te permite tomar descansos para amamantar varias veces durante la jornada, según sea necesario.

3. Flexibilidad de horario para citas médicas

El embarazo, el parto y las condiciones relacionadas a menudo requieren visitas frecuentes a los consultorios médicos, especialmente si tu embarazo presenta dificultades o requerimientos especiales.

La ley estadounidense reconoce esta realidad para muchas trabajadoras embarazadas y protege su derecho a cuidar su salud y la de su bebé. Los trabajadores en el horario administrativo de 9:00 am a 5:00 pm, pueden dificultar encontrar citas fuera de su horario laboral. Nadie debería perder citas médicas por un horario de trabajo inflexible.

Según la Ley de discriminación por embarazo, tu empleador debe proporcionar ajustes razonables en tu horario de trabajo para que obtengas la atención médica que necesitas. Además, tu empresa debe permitir ajustes de horario como horarios reducidos o modificados.

4. Licencia médica por tratamiento relacionado con el embarazo

Si trabajas para una empresa con más de 15 empleados, puedes obtener una licencia médica no remunerada por condiciones relacionadas con el embarazo según la Ley de estadounidenses con discapacidades (ADA). La licencia laboral se considera una adaptación razonable según la ley.

La ADA no especifica cuánto tiempo de licencia puede tomar un empleado; más bien, la adaptación razonable debe determinarse individualmente para cada empleado, teniendo en cuenta la discapacidad de cada trabajador y el puesto de trabajo que ocupa.

Si tu empleador califica para la Ley de licencia familiar y médica (FMLA), las trabajadoras que están embarazadas o han dado a luz recientemente pueden tomar hasta 12 meses de licencia protegida sin goce de sueldo. Eso significa que su trabajo o un puesto similar la estará esperando cuando regrese.

Algunos estados incluso ofrecen beneficios adicionales de licencia familiar y médica, especialmente los estados que tienen leyes estrictas de protección de los trabajadores (California, por ejemplo). Puedes tomar tu licencia legalmente protegida en partes, intermitentemente o todo a la vez, lo que funcione mejor para tu caso.

5. La facilidad de sentarse incluso para trabajos típicamente de pie

Una tarea simple como estar de pie puede volverse terriblemente difícil cuando tu cuerpo está cargando y sosteniendo a un bebé, especialmente si estás de pie durante horas.

Las trabajadoras que están embarazadas o recuperándose de un parto pueden solicitar sentarse incluso cuando sus trabajos normalmente requieren estar de pie. Tu empleador podría proporcionarte un taburete o una silla o incluso una solución ergonómica que ayude a controlar los síntomas físicos de tu afección.

Las adaptaciones pequeñas y sencillas, como los asientos, pueden marcar una gran diferencia para las empleadas embarazadas. También puedes solicitar adaptaciones como la capacidad de mantener alimentos o bebidas en tu estación de trabajo, incluso si normalmente no están permitidos.

6. La capacidad de trabajar de forma remota

La capacidad de trabajar de forma remota puede ser un cambio de juego y un salvavidas para los empleados que lidian con los efectos del embarazo o las secuelas del parto.

Si puedes completar tu trabajo de forma remota sin crear una carga indebida para la empresa, puedes solicitar el trabajo remoto como una adaptación para el embarazo. Esta opción puede ser ideal para las mujeres embarazadas que se ven especialmente afectadas por los síntomas del embarazo, como náuseas matutinas o a las que se les ordena reposo en cama.

¿Qué hacer si está experimentando discriminación por embarazo?

El embarazo y otras condiciones relacionadas crean desafíos y dificultades adicionales para los empleados que solo están tratando de hacer su trabajo. Las adaptaciones concretas pueden ayudar a aliviar las cargas que las trabajadoras embarazadas llevan al lugar de trabajo.

Si tu empleador se niega a realizar las adaptaciones razonables requeridas por la ley, puedes presentar una queja, un reclamo legal o una demanda por discriminación por embarazo.

Las empleadas embarazadas tienen derechos por ley. Si tu empleador niega tus derechos, puedes recurrir a la ley para obtener justicia. Una demanda por discriminación por embarazo puede dar lugar a un acuerdo o sentencia que te compense por los daños que hayas sufrido o los ingresos que hayas perdido como resultado de que tu empleador no te haya dado los servicios que exige la ley.

Además, también es ilegal que tu empleador tome represalias contra ti por quejarse de discriminación por embarazo. Las represalias ocurren cuando una empresa toma medidas negativas contra un empleado por ejercer tus derechos legales, por ejemplo, al despedirte o degradarte.

Los abogados laborales de Wilshire Law Firm tienen años de experiencia luchando por los derechos de las trabajadoras embarazadas a obtener las adaptaciones que necesitan en el trabajo. Si su empresa no se ha adaptado a sus necesidades en torno a su embarazo, debe hablar con nuestro equipo legal reconocido a nivel nacional sobre su caso lo antes posible.

Llama al 844-341-0008 o completa nuestro formulario de contacto en línea para comenzar tu consulta de caso GRATUITA.